Envíos gratis para usuarios registrados

la piel y la mascarilla

La piel y el uso de la mascarilla, ¿cómo debo cuidarla para mantenerla radiante?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Índice

Empezamos a acostumbrarnos y nos resulta raro ver a alguien por la calle, en el trabajo o en una tienda, sin ella. El uso de la mascarilla no solo es un poco incómodo sino que afecta a nuestra piel.

Pero como no queda más remedio, hay que buscar soluciones.

Porque no sabemos hasta cuándo vamos a tener la obligación de llevarla y, quizás, tú quieres seguir protegiéndote durante algún tiempo, aún cuando ya no sea obligatorio.

Empezamos esta pandemia en primavera, pero hemos pasado también el verano y el resto de estaciones con una mascarilla a diario. ¿Es eso perjudicial para la piel?

Pues si estás leyendo esto, puede que te hayas dado cuenta de las consecuencias.

Sequedad, falta de luminosidad, labios agrietados, piel con poca oxigenación, poros obstruidos… son algunos de los síntomas de un uso prolongado de la mascarilla y una falta de cuidados extra.

Da igual la época del año en la que estemos, pues en cada una de ellas las consecuencias son distintas.

En verano, por ejemplo, necesitamos una protección solar extra. En otoño vemos cómo nuestra piel ha perdido luminosidad y quizás hayan aparecido manchas. En invierno, la sequedad debido a las altas temperaturas en los sitios cerrados o los cambios bruscos pueden estropear nuestra piel. Y en primavera, las alergias o las primeras exposiciones solares requieren una preparación previa.

Así es que, lo mejor es tener siempre una rutina de cuidados para mantenerla en el mejor estado posible.

Para que no te dé pereza y sea un hábito adquirido que además de evitar daños a nivel superficial, suponga el mantenimiento de una piel radiante todo el año.

La piel y la mascarilla: ¿hay algún cuidado extra que deba seguir?

Si como decimos, el cuidado diario de la piel siempre ha sido importante, más ahora que salimos menos de casa y que encima lo hacemos con una mascarilla que nos roza continuamente.

Así es que, sí hay que ser constantes y no olvidarnos de los pasos imprescindibles.

Una buena rutina de cuidados de piel siempre debe incluir la limpieza diaria de la piel.

1. Higiene: una correcta limpieza facial

Te maquilles o no, la piel se ensucia y solo tienes que pasarte un algodón con un poco de tónico, gel limpiador o agua micelar para darte cuenta.

Al menos una vez al día, antes de irte a la cama, lava tu cara y utiliza productos que no resequen o te aporten demasiada grasa.

Aunque lo ideal es hacerlo mañana y noche.

Procura utilizar productos limpiadores específicos para tu tipo de piel como los de Baumann, Babor o Cellcosmet. Estas marcas incluyen ingredientes y principios activos que no solo limpian la piel sino que nutren en profundidad.

Como señala Eva Cano, directora técnica del Centro Médico Estético Esperanaza, lo mejor son productos que no irriten la piel, suaves como la leche limpiadora o un gel limpiador en el caso de pieles más gruesas. Y cuando te salga algún granito, puedes usar un tónico desinfectante, únicamente en esa zona de forma puntual para evitar que la infección se extienda.

Independientemente de tu tipo de piel (seca, grasa, deshidratada), la higiene es fundamental a diario.

2. Hidratación diaria, día y noche

No puede faltar en esta rutina la hidratación diaria.

El hecho de tener la piel grasa o mixta no significa que no necesite crema hidratante. De hecho, hay pieles que a simple vista parecen grasas o normales y están deshidratadas.

Por eso, te recomendamos que conozcas bien tu piel gracias a la ayuda de profesionales que pueden decirte qué productos específicos te van bien y cuáles deberías evitar.

En Escosmética te asesoramos gratis sobre la cosmética más adecuada a tu tipo de piel y hacemos  diagnósticos tanto en el centro médico estético como vía online.

3. Mascarilla una vez por semana

¿Tengo que utilizar mascarilla todos los días?

Por supuesto que no. Este paso que es el que más tiempo nos lleva no hay que hacerlo a diario.

Si tienes la piel grasa o con tendencia a grasa, te vendrá genial una mascarilla purificante o desintoxicante. En el caso de que la tengas más seca o deshidratada, las de nutrición e hidratación serán tus grandes aliadas.

La mascarilla con una vez por semana es suficiente, pero no te olvides.

El hecho de no tener el hábito hace que nos saltemos este paso.

Así es que, un pequeño truco que te recomendamos es anotarlo en tu calendario, el móvil o ponerte una alarma para el día que te toque mascarilla.

Eso sí, procura que no te reseque aún más y consultar con profesionales para que te recomienden la más adecuada a tu tipo de piel. Hay muchísimas y puede ser complicado elegir entre la gran variedad que encontrarás.

Si quieres tratar el contorno de ojos y suavizar las arrugas de la zona, tienes esta mascarilla de LPG que atenúa bolsas y ojeras y reafirma la piel.

Para la zona del contorno de labios y pieles sensibles, los parches con acción hidratante y refrescante de Babor son una buena opción.

Las pieles irritadas, estresadas o con impurezas, encuentran un alivio inmediato y una sensación de frescura gracias a las propiedades calmantes del aloe vera y las hierbas aromáticas de esta máscara en formato gel de Doctor Baumann.

4. Deja respirar la piel

Y por último, intenta pasar el menos tiempo posible con la mascarilla puesta, para dejar que la piel respire.

Obviamente, esto no lo puedes hacer en tu lugar de trabajo si estás de cara al público o con más gente, ni tampoco cuando sales de casa. Pero muchas veces, estamos tan acostumbrados que llegamos a casa o estamos solos en una oficina o en el coche y nos la ponemos.

La seguridad siempre será lo más importante, por supuesto.

Cuéntanos, ¿qué productos sueles usar en tu rutina de cuidado facial?, ¿estás cuidándote más ahora que antes?

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00 

CUESTIONARIO PARA ASESORAMIENTO

GASTOS DE ENVÍO GRATIS

Hola,

Regístrate en nuestra tienda para recibir los gastos de envío gratis, nuestra newsletter y otras promociones.